LOCALES

El matadero Municipal inauguró nuevo Biofiltro

La Municipalidad de San Pedro de Jujuy con la presencia del Intendente Julio Bravo, dejó inaugurado el nuevo Biofiltro en las inmediaciones del Matadero Municipal. “Con esto dejamos de contaminar esta zona, es un orgullo cuidar nuestro medio ambiente”, apuntó.

El Jefe Comunal estuvo acompañado por Marcelo Castro, Secretario de Gobierno, Enrique Yapura, Secretario de Hacienda, Hugo Samman, Secretario de Obras, Servicios Públicos y Medio Ambiente, Andrés Larrosa, Director del Matadero Municipal, Gabriel Moza, Subdirector de Medio Ambiente, y otros funcionarios del gabinete municipal.

Bravo reconoció que “es importante que todos manejemos la información técnica, básica, porque de esta manera es posible que le expliquemos a la sociedad la importancia de esta obra que inauguramos”.

El Intendente sampedreño destacó que “después de muchos años, desde el 2015, todos los líquidos rojos que produce el matadero salían sin ningún tipo de tratamiento y eran volcados al arroyo de riego, hoy sucede todo lo contrario”, declaró agregando “no vamos a contaminar más el medio ambiente desde este sector de nuestra ciudad, desde nuestro matadero municipal, nos pone en condiciones de seguir avanzando, seguir creciendo y lograr el crecimiento de nuestro matadero”.

Sin embargo Julio Bravo sabe que todavía restan muchas obras para seguir mejorando la calidad del Matadero Municipal que durante muchos años se vio prácticamente abandonado “el plan que elaboró Gerónimo Farfán en el 2015, lo que teníamos que lograr para un funcionamiento normal del matadero hay etapas que no se cumplieron, como la nueva cámara frigorífica, el funcionamiento de la caldera, que a pesar que la tenemos por diferentes problemas que no son del municipio no logramos hacerlos funcionar como corresponde, pero hoy tenemos que sentirnos orgulloso y mostrarle a la provincia lo que podemos hacer”.

Por otro lado, se refirió al importante acompañamiento del Gobierno de la provincia “no pudieron acompañarnos funcionarios del Ministerio de Medio Ambiente de la provincia, pero la próxima semana voy a estar junto al Gobernador Gerardo Morales y le voy a comentar lo que logramos en un trabajo en conjunto con el apoyo del Gobierno de la provincia y la importancia que tiene para nuestra zona la inauguración de este predio”, puntualizó Bravo.

Una importante inversión

Por su parte Andrés Larrosa recordó cómo fue recibido el Matadero Municipal “en el 2015 lo recibimos con una planta de tratamientos de efluente que no funcionaba, era un canal de paso para todos los afluentes que salía directamente al canal de riego totalmente contaminado”.

Por eso, el Director del Matadero Municipal ponderó la inversión económica que se realizó para contar con el Biofiltro “con esfuerzo de todas las áreas de la Municipalidad pudimos ir poniéndola en condiciones, le pusimos rejas, reflectores, sellamos filtraciones, reparamos cámaras, pusimos un nuevo cajón para la recolección de los residuos verdes, la dejamos funcionando”.

Sucede que “hicimos un estudio al principio teníamos 2000 DBO, demanda Biológica de Oxigeno, en la salida del matadero al final de esa planta nos daba mil, es decir funcionada con esa capacidad pero debíamos bajar hasta 50, por eso surgió la idea del biofiltro y junto con el área de medio ambiente y el apoyo del Ministerio de Medio Ambiente de la provincia y la Secretaria de Obras y Servicios Públicos logramos cumplir con este objetivo, es algo histórico porque tenemos un DBO a 40 que servirá para riego de canchas, caña, lo que sea porque ya no está contaminada”.

Por último Gabriel Mosa, Subdirector de Medio Ambiente de la comuna sampedreña dio detalles sobre el Biofiltro: “Tiene 50 metros de largo por 20 metros de ancho con 70 centímetros de profundidad”, y explicó como es el funcionamiento “el efluente ingresa, llena hasta 55 centímetros de profundidad, tiene un flujo subsuperficial y  permanece aproximadamente 14 días, quiere decir que alberga mil litros de agua contaminada en su seno que luego de 14 días sale con calidad de agua para riego”.

Además remarcó que la zona “va vegetado, plantamos totoras es una especie que está adaptada para situaciones de mucha humedad, plantamos 120 y la idea es que contemos con tres mil, la misma planta se va reproduciendo, las gravas lo que hace es una habitación para las bacterias, estas se pegan en su superficie y degradan la materia orgánica mineralizándola y dejándola disponible para que las plantas puedan absorber, y las plantas con esa absorción disminuyen el contenido de materia orgánica del efluente”, finalizó el Ingeniero Mosa.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar