LOGO radio

telefonos

en vivo

muni

Los incendios forestales que afectan unas 300.000 hectáreas en las provincias de Mendoza y de La Pampa permanecen activos con disminuciones temporarias en territorio mendocino aunque las autoridades estiman que llevará mucho tiempo extinguirlos mientras no varíen las condiciones climáticas.

 

INCENDIO
"La situación es muy cambiante cuando en un lugar hay sólo brasas por ahí aparece el viento y vuelve a encender todo, las llamas se desarrollan con rapidez por las condiciones de sequedad, altas temperaturas y material combustible", dijo a Télam Daniel Russo subsecretario de operaciones de la secretaría de Protección Civil del Ministerio de Seguridad de la Nación.


La situación es más grave en La Pampa, donde esta tarde los brigadistas pudieron sofocar las llamas cercanas a una torre de alta tensión en la zona de Puelches, en el sur oeste provincial, por lo que en forma paulatina volvía la energía eléctrica y el agua a zonas de Santa Rosa y otras localidades.


Los cortes de luz y agua comenzaron ayer al encadenarse una serie de focos que se tornaron incontrolables y afectaron unas 18.500 hectáreas del Parque Lihuel Cahlel.
"El fuego permanece activo y las condiciones meteorológicas para los próximos días son extremas, con altas temperaturas y viento norte a unos 40 kilómetros por hora", informó la Administración de Parques Nacionales en un comunicado.


Por su parte el subsecretario de Protección Ciudadana del Ministerio de Seguridad pampeano, Agustín García, afirmó que "lo más preocupante" es el fuego que avanza por fuera de la jurisdicción del Parque, "porque compromete las líneas de alta tensión y la prestación de agua del Acueducto Río Colorado".


Russo agregó que en La Pampa "hubo una actividad importante del fuego en la reserva natural en Puelches ya que se dieron las condiciones ideales para el fuego, alta temperatura y fuerte viento, por lo que los focos avanzaron bastante".


Indicó que al mejorar la situación en Mendoza "enviamos otro avión hidrante en La Pampa, aqui ya hay tres aviones y un helicóptero del Plan Nacional del Manejo del Fuego operando ya que aquí la situación de riesgo va a seguir".


En Mendoza se reactivaron esta tarde dos focos en campos incultos en las localidades de Montecomán y Soitué, ambas cercanas a las ciudades San Rafael y General Alvear, en la zona sur de la provincia.


Combatía las llamas personal del Plan Provincial de Manejo del Fuego (PPMF), bomberos voluntarios, particulares y una máquina de vialidad provincial junto a aviones hidrantes.
La intención es evitar que el fuego llegue a las zonas periféricas de Monte Comán, donde hay cultivos y vecinos que habitan en puestos.


"No es necesario evacuar esa zona, pero la evaluación es permanente", indicó el titular de la Secretaría Ambiente de la provincia, Humberto Migliorance.


La compañía de energía Cecsagal informó en un comunicado que, a raíz de los incendios en la zona de Soitué, “salió de servicio la linea Nihuil III Alvear (132 kV) por lo que se trató de restablecer el servicio por la línea Pedro Vargas Alvear (66 kV)". 


“Por sus características no puede abastecer toda la demanda de esta época, por lo cual se van haciendo cortes rotativos en distintos sectores cada media hora", indicaron.


El subsecretario Russo señaló que "todo el año hay incendios forestales en todo el país, esta época es frecuente en estas provincias y en Río Negro, Neuquén y Chubut, en donde estamos en aprestos de prevención ya que no tenemos focos activos". 


Por su parte, el secretario de Finanzas de la Federación Agraria, Carlos Achetoni, dijo que “300.000 hectáreas están afectadas por los incendios, 140 mil en Mendoza, y casi 160 mil en La Pampa.


Consideró aventurado cuantificar los daños y destacó que "hay productores grandes que han podido trasladar la hacienda en camiones; pero hay productores pequeños que sufren daños muy grandes. Hay que esperar para evaluar la magnitud de daño verdadero que van a provocar estos incendios”, Achetoni remarcó que “ha sido una situación muy similar a la del año pasado, producto de la sobrecarga de pasturas, luego de un año con bastantes precipitaciones".


"Obviamente cuando comienzan estas secas las pasturas se trasforman en combustibles, lo que produjo los incendios que arrancaron antes de fin de año”, añadió. 


En Mendoza, “el fuego ha hecho una especie de herradura. La esperanza está puesta en que no salga de ese área y se torne incontrolable en zonas de Mendoza y La Pampa que aún no están afectadas”, indicó Achetoni. 

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s